Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra aviso legal.

Bienvenido a la Web de Serginemédica

Teléfono : 915 179 670
  Móvil : 620 91 68 65
  Urgencias : 606 35 96 79

Prácticas intravaginales podrían incrementar el riesgo de contraer VIH

riesgo de contraer vih

Prácticas intravaginales podrían incrementar el riesgo de contraer VIH

Las mujeres infectadas por el VIH superan al número de hombres en muchos países del África Subsahariana. Aunque se han intentado poner en marcha numerosos métodos preventivos, especialmente para las más jóvenes, hasta ahora ha sido muy complicado obtener resultados de mejoría por lo que la identificación de nuevos factores que afectan a la vulnerabilidad de las mujeres al VIH podría contribuir al desarrollo de nuevas medidas preventivas.
 
Aunque no existe todavía una causa exacta que lleve a afirmar que ciertas prácticas intravaginales pueden aumentar las probabilidades de infectarse con el VIH, varios expertos han investigado sobre el tema y han expuesto sus hipótesis en un meta-análisis publicado el pasado 15 de febrero en la revista ‘PLoS Medicine’.
 
Bajo la denominación de Intravaginal Practices, Bacterial Vaginosis, and HIV Infection in Women: Individual Participant Data Meta-analysis han contribuido con sus investigaciones cerca de una veintena de autores procedentes de centros europeos, americanos y africanos. Este documento recoge por tanto información sobre casi 15.000 mujeres de distintos países africanos, de las cuales cerca de 800 se contagiaron con el virus del sida durante el período de investigación.
 
Una de las investigadoras, Nicola Low de la Universidad de Berna (Suiza) contextualiza este informe explicando que “las mujeres emplean una amplia variedad de productos que aplican dentro de la vagina de distintas formas con el objetivo de actuar sobre sus relaciones sexuales y su menstruación o para encontrarse mejor”.
 
No obstante, la presencia de estas prácticas no está igualmente extendida en todos los países del África Subsahariana. Concretamente Zimbabwe y Kenia son dos en los que más se emplean estas prácticas intravaginales (alrededor del 70% u 80%) frente a otros como Sudáfrica en el que apenas las llevan a cabo el 20% de las mujeres. La práctica más común suele ser limpiar el interior de la vagina con agua y jabón, por delante de otras como utilizar un trozo de tela o de papel con el mismo objetivo.
 
De ahí que se haya planteado la hipótesis de que algunas prácticas intravaginales podrían aumentar el riesgo de infección. Los investigadores destacan por ejemplo que limpiar la cavidad interior de la vagina con agua y jabón altera la flora vaginal, lo que puede desencadenar en la aparición de una vaginosis bacteriana. “Los desequilibrios en la flora de esta zona se relacionan con la adquisición del VIH”, aclaran los autores.
 
Asimismo, hay otras mujeres que emplean un papel o un paño. En este caso no se detectó un desajuste en la flora vaginal, pero sí una escasez de flujo de forma que pueden quedar expuestas a contraer sida pues la zona queda débil y “puede dañarse con más facilidad o producirse una inflamación”, recuerdan.
0 Comentarios

Dejar un comentario

Su email no sera publicado. *