Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra aviso legal.

Bienvenido a la Web de Serginemédica

Teléfono : 915 179 670
  Móvil : 620 91 68 65
  Urgencias : 606 35 96 79

Investigación detecta químicos en flujo menstrual

Ciclo menstrual

Investigación detecta químicos en flujo menstrual

Investigadoras de la UGR (Universidad de Granada) han elaborado un nuevo método para detectar contaminantes orgánicos en la sangre menstrual. Los primeros resultados arrojan que efectivamente existe presencia de parabenos y benzofenonas, encontrados frecuentemente en productos de higiene/cuidado personal (PCPs).

Las científicas encontraron al menos 3 de los 10 compuestos tóxicos en productos cosméticos, artículos de limpieza y medicamentos. Las muestras fueron donadas por 25 españolas.
Concretamente se analizó la presencia de 4 parabenos y 6 benzofenonas. Las conclusiones demuestran que todas las muestras tenían al menos 3 de los compuestos. Los más frecuentes eran el metilparabeno (96%) y la benzofenona-3 (96%).

El proyecto de investigación ha sido coordinado por la directora de la Cátedra de Investigación “Antonio Chamorro-Alejandro Otero”, Enriqueta Barranco, de la Universidad de Granada. Junto a ella también fue coordinado por Olga Ocón Hernández, investigadora de la UGR. También ha colaborado el Grupo CTS 515: “Aspectos avanzados en atención clínica a la mujer”, del departamento de Obstetricia y Ginecología y el Grupo A15 del Instituto de Investigación Biosanitaria (Oncología básica y clínica) de la misma universidad.

Los PCPs incluyen fármacos, cosméticos, artículos para el hogar y fármacos, pero no exclusivamente y se producen miles de toneladas al año. Dentro de su formulación están los compuestos sintéticos denominados parabenos y benzofenonas. Las benzofenonas se utilizan habitualmente como filtro ultravioleta para protección solar en cremas y los parabenos como conservante en comida, bebida, medicamentos y productos de higiene.

La exposición a estos químicos y productos tóxicos guarda relación con mayor riesgo de endometriosis, daño del ADN espermático y sensibilización alérgica.

Según afirma Olga Ocón, la asimilación del organismo de benzofenonas y parabenos depende de cómo nos expongamos a ellos. El cuerpo los transforma en derivados que puedan ser expulsados de forma más sencilla por la orina. Pero –puesto que nuestro metabolismo excretor no es del todo efectivo- muchos compuestos se acumulan en diferentes partes del cuerpo humano, como la placenta y la leche humana, entre otras matrices. “Sin embargo, para establecer relaciones con desórdenes menstruales o endometriosis pensamos que sería interesante su medida en sangre menstrual, ya que proporciona una mejor estimación de su contribución al microambiente hormonal uterino, porque la progesterona y el estradiol son hormonas esenciales para el control del ciclo menstrual, por lo que es plausible que la exposición humana a este tipo de sustancias afecte a su producción y función y, por tanto, a la regulación del ciclo menstrual y a las características del sangrado menstrual, en cuanto a duración y cuantía”, declaró Ocón.

Del mismo modo, la investigadora manifestó que la preocupación sobre el consumo de productos que contienen en su composición benzofenonas y parabenos se basan en este y otros hallazgos acerca de sus efectos nocivos para la salud. “Estos compuestos pueden actuar como disruptores endocrinos, ya que se ha demostrado que tienen la capacidad de alterar la homeostasis normal del sistema endocrino en los seres vivos”.

Actualmente, otros estudios epidemiológicos relacionaban la exposición a estos contaminantes y su riesgo para la salud usando orina o suero como matriz. Las conclusiones de la investigación es que la exposición humana a estas sustancias influye en la producción, función, características y regulación del ciclo menstrual. Así pues, el reto que se plantean estas científicas es analizar un mayor número de muestras de sangre menstrual para establecer patrones significativos sobre la influencia de los químicos en los patrones de sangrado, alteraciones y riesgos para la salud, como, por ejemplo, la endometriosis.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Su email no sera publicado. *